¿Qué es la diferencia entre leasing y renting fiscalmente? Una comparación explicada

que es la diferencia entre leasing y renting fiscalmente una comparacion
Índice
  1. Consejos para ahorrar al obtener un leasing
  2. Cómo aprovechar la opción de renting fiscal para ahorrar en tu empresa
  3. ¿Cómo se diferencian el leasing y el renting fiscalmente? 10 claves para saberlo

El leasing y el renting son dos formas de adquisición de bienes que se pueden encontrar en el mercado financiero. Ambos son muy similares a primera vista, sin embargo hay diferencias importantes entre ellos, especialmente desde la perspectiva fiscal. En este artículo exploraremos el tema, explicando la diferencia entre leasing y renting fiscalmente.

El leasing es una forma de financiación, en la que la entidad financiera adquiere el bien para el usuario, quien a cambio abona una cuota mensual por el uso de ese bien. El leasing suele tener una duración de entre 3 y 5 años. Al final, el usuario puede optar por la compra definitiva del bien al precio acordado, o por la devolución del mismo.

Por otro lado, el renting es la forma de alquiler de bienes, en la que la entidad financiera se encarga de la adquisición del bien y de su gestión en todo momento. El usuario abona una cuota mensual por el uso del bien durante un periodo de tiempo determinado. Al final del periodo, el usuario debe devolver el bien sin opción a compra.

Consejos para ahorrar al obtener un leasing

Leasing es una forma de arrendamiento financiero en la cual el arrendador (generalmente una empresa financiera) otorga al arrendatario el uso de un bien a cambio de una cantidad de dinero. El arrendatario paga una cantidad determinada de dinero mensualmente durante el período de arrendamiento. Un contrato de arrendamiento financiero puede ser utilizado para adquirir bienes comerciales, como maquinaria, equipo de audio, vehículos o edificios.

Vea también  Diferencias entre costo estándar y costo histórico: ¿Cómo impactan en la gestión financiera de tu negocio?

Los contratos de leasing pueden ser a corto o largo plazo. Los arrendamientos a corto plazo duran normalmente menos de un año, mientras que los arrendamientos a largo plazo duran un período de tiempo mucho mayor. Los arrendadores ofrecen contratos de leasing a largo plazo para que los arrendatarios puedan adquirir bienes a un costo más bajo.

Durante el período de arrendamiento, el arrendatario es responsable de mantener el bien en buen estado, así como cualquier reparación necesaria. Al final del arrendamiento, el arrendatario tiene la opción de comprar el bien, renovar el contrato o devolver el bien.

Un contrato de leasing también puede incluir cláusulas de cancelación anticipada. Esto significa que el arrendatario puede cancelar el contrato antes de tiempo si así lo desea. Los arrendadores suelen cobrar una tarifa por la cancelación anticipada, ya que esto significa que no recibirán los pagos mensuales de los arrendatarios.

El leasing es una forma útil de adquirir bienes en los que se requiere una inversión significativa. Permite a los arrendatarios adquirir el bien sin tener que hacer una inversión inicial significativa. Esto significa que los arrendatarios no tienen que comprometer capital para la compra del bien.

Cómo aprovechar la opción de renting fiscal para ahorrar en tu empresa

Renting fiscalmente es una forma de financiación para profesionales y empresas que conlleva la adquisición de un bien de un tercero pero sin asumir la propiedad de él. En lugar de ello, el cliente paga mensualmente un alquiler por el uso del bien. Estas operaciones se suelen ejecutar a través de un contrato de alquiler con una entidad financiera, como un banco.

Vea también  Diferencias clave entre bancos templarios y bancos actuales: ¿Cómo han evolucionado a lo largo del tiempo?

El renting fiscalmente es una buena alternativa para aquellos que necesitan un bien como vehículo de trabajo, maquinaria, equipos informáticos o mobiliario de oficina, entre otros. Esta forma de financiación se caracteriza por ofrecer una solución a largo plazo y ser una buena opción para aquellos que desean contar con un activo sin tener que asumir el riesgo de la propiedad.

Además, el renting fiscalmente ofrece una serie de ventajas fiscales. Las empresas pueden deducir el iva de los alquileres pagados, así como el importe total de los mismos a efectos de impuesto sobre sociedades. A esto se le suma la reducción de los costes financieros, ya que el renting fiscalmente no tiene intereses.

Otra ventaja a destacar del renting fiscalmente es que permite a la empresa contar con un activo sin asumir el riesgo de la propiedad. Esto significa que el rendimiento del bien se obtiene únicamente hasta el vencimiento del contrato, momento en el que el bien se devuelve al arrendador.

En definitiva, renting fiscalmente es una excelente forma de financiar la adquisición de bienes de carácter empresarial. Ofrece ventajas tanto fiscales como financieras y permite a la empresa contar con un activo sin tener que asumir el riesgo de la propiedad.

¿Cómo se diferencian el leasing y el renting fiscalmente? 10 claves para saberlo

  • Leasing es una operación de financiación, mientras que Renting es una operación de alquiler.
  • En Leasing el contrato se celebra entre el usuario y el arrendador, mientras que en Renting es entre el usuario y el propietario.
  • Leasing conlleva la opción de compra por el usuario, mientras que Renting no.
  • Leasing tiene una duración mínima de un año, mientras que Renting no.
  • En Leasing el bien se entrega al usuario, mientras que en Renting el usuario lo recibe del propietario.
  • En Leasing el bien se considera un activo financiero, mientras que en Renting es un activo inmobiliario.
  • Leasing es una operación de financiación a largo plazo, mientras que Renting es una operación a corto plazo.
  • En Leasing el usuario paga una cuota fija mensual, mientras que en Renting el usuario paga un alquiler.
  • Leasing es fiscalmente deducible para el usuario, mientras que Renting es fiscalmente deducible para el propietario.
  • En Leasing el arrendador es el propietario del bien, mientras que en Renting el propietario del bien es el propietario.
Vea también  ¿Cuáles son las principales diferencias entre ebit y ebitda?

En conclusión, el leasing y el renting fiscalmente son dos opciones diferentes para obtener el uso de un bien sin la necesidad de comprarlo; ambos ofrecen beneficios fiscales, y se pueden usar para distintos propósitos. El renting es una opción que se recomienda especialmente para los propietarios de empresas que desean reducir sus impuestos, mientras que el leasing es una opción para aquellos que buscan una flexibilidad mayor. Cada uno tiene sus propios beneficios, así como sus desventajas; de modo que es importante que una persona haga una evaluación cuidadosa antes de decidir qué opción es la más adecuada para sus necesidades.

¿Que te han parecido estas diferencias?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Jordi.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Subir