Diferencias clave entre Trastorno del Espectro Autista (TEA) y Trastorno Específico del Lenguaje (TEL)

diferencias clave entre trastorno del espectro autista tea y trastorno especifico del lenguaje tel
Índice
  1. Primera entidad: Trastorno del Espectro Autista (TEA)
  2. Segunda entidad: Trastorno Específico del Lenguaje (TEL)
  3. 7 Diferencias entre el TEA y el TEL
  4. Conclusiones finales

En el ámbito de los trastornos del desarrollo, el Trastorno del Espectro Autista (TEA) y el Trastorno Específico del Lenguaje (TEL) son dos condiciones que suelen confundirse debido a algunas similitudes en sus manifestaciones. Sin embargo, es importante destacar que existen diferencias significativas entre ambos trastornos. En este artículo, exploraremos detalladamente las características distintivas del TEA y del TEL, y analizaremos las siete diferencias clave entre ambas condiciones. Además, discutiremos las implicaciones de estas diferencias para el diagnóstico y el tratamiento de los trastornos del espectro autista y del trastorno específico del lenguaje.

Primera entidad: Trastorno del Espectro Autista (TEA)

El Trastorno del Espectro Autista (TEA) es una condición neurobiológica que afecta principalmente a la comunicación y a las habilidades sociales de una persona. Las personas con TEA pueden presentar dificultades para establecer y mantener interacciones sociales, así como dificultades en la comunicación verbal y no verbal. Además, pueden mostrar patrones de comportamiento repetitivo y restringido.

En términos de comunicación, las personas con TEA pueden tener dificultades para comprender el lenguaje hablado y pueden expresarse de manera atípica, utilizando frases cortas o palabras sueltas. Además, pueden tener dificultades para interpretar el lenguaje corporal y los gestos, lo que dificulta su capacidad para comprender las intenciones de los demás.

En cuanto al comportamiento, las personas con TEA pueden mostrar intereses y actividades restrictivas y repetitivas. Por ejemplo, pueden tener obsesiones particulares por objetos inusuales o pueden tener una rutina diaria muy estructurada y resistirse al cambio. También pueden tener sensibilidad sensorial, lo que significa que pueden ser hipersensibles o hipoactivos a ciertos estímulos sensoriales como el sonido, la luz o el tacto.

Vea también  Diferencias clave entre aprendizaje cooperativo y comunidad de aprendizaje: ¿Cuál es la mejor opción?

Segunda entidad: Trastorno Específico del Lenguaje (TEL)

El Trastorno Específico del Lenguaje (TEL), por otro lado, se caracteriza por dificultades específicas en el desarrollo del lenguaje. Las personas con TEL pueden tener dificultades para adquirir y usar el lenguaje de manera efectiva, a pesar de tener un desarrollo cognitivo normal y no presentar ningún otro déficit sensorial o neurológico que explique sus dificultades en el lenguaje.

En términos de comunicación, las personas con TEL pueden tener dificultades para comprender y expresar palabras y frases, así como dificultades para seguir instrucciones complejas. A menudo pueden tener un vocabulario limitado y pueden cometer errores gramaticales en su discurso. Sin embargo, a diferencia de las personas con TEA, las personas con TEL no muestran las mismas dificultades en la comunicación no verbal y en la interacción social.

En general, el TEL se considera un trastorno específico del lenguaje y no está necesariamente asociado con otros déficits en el desarrollo social o comportamental.

7 Diferencias entre el TEA y el TEL

  1. Diferencia en las habilidades sociales: Mientras que las personas con TEA pueden tener dificultades importantes en el establecimiento de relaciones sociales y en la comunicación no verbal, las personas con TEL suelen tener una competencia social relativamente normal.
  2. Diferencia en la comunicación verbal: Las personas con TEA pueden tener dificultades para comprender y expresar el lenguaje de manera efectiva, utilizando frases cortas o palabras sueltas. En cambio, las personas con TEL pueden tener dificultades específicas en la adquisición y el uso del lenguaje, como un vocabulario limitado y errores gramaticales.
  3. Diferencia en el comportamiento: Las personas con TEA pueden mostrar patrones de comportamiento repetitivo y restringido, así como rutinas diarias muy estructuradas. Por otro lado, las personas con TEL no presentan necesariamente estos comportamientos restrictivos o repetitivos.
  4. Diferencia en la sensibilidad sensorial: Las personas con TEA pueden tener una mayor sensibilidad sensorial, lo que significa que pueden ser hipersensibles o hipoactivos a ciertos estímulos sensoriales. En cambio, las personas con TEL no suelen tener las mismas sensibilidades sensoriales.
  5. Diferencia en las conductas de atención conjunta: Las personas con TEA pueden presentar menos conductas de atención conjunta, como el seguimiento de la mirada o el compartir experiencias, que las personas con TEL.
  6. Diferencia en la resistencia al cambio: Las personas con TEA suelen mostrar resistencia al cambio de situaciones y pueden tener dificultades para adaptarse a nuevas rutinas. Por otro lado, las personas con TEL no suelen tener estas dificultades en la adaptación al cambio.
  7. Diferencia en la presencia de conductas obsesivas o rutinas: Las personas con TEA pueden tener conductas obsesivas o mostrar rutinas muy estructuradas. Estas conductas obsesivas no suelen ser características de las personas con TEL.
Vea también  Diferencias clave entre alumnos con ACNEAE y ACNEE: Todo lo que necesitas saber

Conclusiones finales

En conclusión, el Trastorno del Espectro Autista (TEA) y el Trastorno Específico del Lenguaje (TEL) son dos condiciones distintas, aunque comparten algunas similitudes en relación con sus manifestaciones en el lenguaje y la comunicación. La diferenciación entre ambos trastornos es crucial para un diagnóstico preciso y para el diseño de intervenciones adecuadas. Es importante resaltar que el TEA se caracteriza por dificultades en la comunicación y en las habilidades sociales, así como por patrones de comportamiento repetitivo y restringido. Por otro lado, el TEL se caracteriza principalmente por dificultades específicas en la adquisición y el uso del lenguaje, sin presentar necesariamente los mismos déficits en la comunicación no verbal y en la interacción social.

En general, comprender las diferencias clave entre el TEA y el TEL nos permite abordar de manera más efectiva las necesidades de cada persona y proporcionarles el apoyo adecuado en su desarrollo y crecimiento.

¿Que te han parecido estas diferencias?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Jordi.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Subir